Maestros de DCP honrados en la Celebración de Reconocimiento de Maestros de SCCOE

Estamos orgullosos de compartir que dos de nuestros maestros, John Miluso y John Benoit, de DCP Alum Rock High School fueron honrados en la Celebración de Reconocimiento de Maestros de la Oficina de Educación del Condado de Santa Clara (SCCOE) este año.

Le invitamos a conocer un poco más sobre estos dos maestros sobresalientes. A continuación se presentan extractos de sus nominaciones, presentados por la directora Terri Furton.

John Miluso: Maestro del año para una escuela charter autorizada por el condado

“John Miluso fue maestro fundador en DCP Alum Rock a partir del 2011. El trabajo de su vida se basa en la igualdad y la justicia. Su dedicación es inigualable. Él es el corazón de nuestra escuela.

El Sr. Miluso desafía a los estudiantes a alcanzar el dominio de la lectura, escritura, conversación y comprensión auditiva. Los estudiantes trabajan para anotar y discutir artículos en Historia de los Estados Unidos y en el curso de Ética Ambiental que el creó para estudiar la relación moral entre los seres humanos, el medio ambiente y sus componentes no humanos.

John es un caluroso demandante que ama tanto a los estudiantes que es capaz de obtener su mejor trabajo. Un componente de su examen final de Historia de los Estados Unidos fue que los estudiantes escribieran poemas “Mi Historia”, incorporando 6 personas o eventos históricos y cómo reflejan o inspiran la historia de cada estudiante. En Ética ambiental, los estudiantes tuvieron que desarrollar y presentar oralmente los discursos “¿Cómo viviré mi vida?”, que incluían su ética de vida.

Como hombre del Renacimiento, trilingüe en español e italiano, y músico, el Sr. Miluso fundó nuestras Noches SWAG mensuales: Estudiantes con objetivos artísticos. No es un programa de talentos, sino una oportunidad para que los estudiantes compartan sus metas y dones con otros estudiantes. ¡Es sorprendente ver a estudiantes muy tímidos, algunos que han sido marginados en el pasado, pararse frente a sus compañeros un viernes por la tarde y cantar un solo!

Además, la pasión de John por revertir la representación étnica en los tribunales de San José lo inspiró a lanzar un equipo de simulacro de juicio en 2015, el único equipo en el Este de San José.”

John Benoit: Premio Texas Instruments Inovaciones en Enseñar STEM 2019

“John Benoit vino a nosotros en agosto del 2016 a través de un incentivo de jubilación de Intel, como voluntario en nuestras clases de ingeniería. Contratado a tiempo parcial, pronto se convirtió en un miembro a tiempo completo en el campus, saltando directamente a establecer relaciones con los estudiantes y tomando tiempo para explicar los conceptos de manera que pudieran entender.

Como voluntario, el Sr. Benoit ayudó con los cursos del Proyecto Lead the Way: Introducción a la Ingeniería, Principios de Ingeniería (Robótica) y Desarrollo del Diseño de Ingeniería (Ingeniería Avanzada). En 2017-18, el Sr. Benoit lanzó un curso introductorio de Ciencias de Computación para todos los estudiantes en los grados 9-12, también patrocinado por Project Lead the Way. John tiene la habilidad de planificar una unidad de estudio, pensar cómo podría modificar el plan de estudios nacional proporcionado e implementarlo de la manera que mejor satisfaga las necesidades de los estudiantes. Además, aporta proyectos creativos e ideas para la programación. En 2018-19, John enseñó Ciencias de la Computación y Principios de Ingeniería utilizando el plan de estudios PLTW. El año que viene, mejorará nuestro programa con AP Computer Science.

El Sr. Benoit utiliza sus conexiones en la industria para impactar las vidas de los jóvenes y la educación STEM. Ayudó a nuestro equipo de Cohetes (Rocketry) en sus competencias, los llevó a la costa central varios sábados y, en general, interviene para ayudar con cualquier oportunidad que los exponga al mundo tecnológico de Silicon Valley. Se asoció con TEALS, una organización sin fines de lucro local que combina mentores comunitarios con clases de informática para trabajar más estrechamente con los estudiantes. Por último, ganó un premio de $10,000 en informática para el próximo año escolar y está comprometiendo a nuestros estudiantes para ayudar a otros estudiantes de la comunidad a desarrollar una pasión por la ingeniería.

Él es un educador y un cambiador comunitario en el fondo.”

Acerca de la celebración de reconocimiento de maestros de SCCOE: una tradición del condado de Santa Clara que perdura durante 50 años, la celebración de reconocimiento de maestros es la celebración más antigua y más grande de maestros en California y el premio local más prestigioso otorgado a los maestros de aula. La Celebración de Reconocimiento de Maestros cada otoño honra a los mejores maestros del condado, cada uno seleccionado por sus respectivos distritos escolares.

Nuestros Graduados: Dulce dirige programa de consejería diseñado por y para alumnos de primera-generación

Cada primavera en DCP hacemos una pausa para honrar el momento en que una persona joven se compromete con la universidad/colegio de su elección. Hacemos esto con la conciencia de que es un momento monumental que cambiará sus vidas. Pero después de dos décadas de hacer este trabajo, también reconocemos que este momento no representa la totalidad de la experiencia. Es el primero de muchos logros en el camino hacia graduarse de la universidad.

Dulce y su mamá en el día de mudanza para el programa de Ciencias y Matemáticas Hellman en Mills College.

Ese viaje puede sentirse simultáneamente triunfante e increíblemente solitrio. Nadie lo sabe más profundamente que nuestra Consejera de Alumnos Graduados, Dulce Bermudez Grant. Se graduó de DCP en 2011 y luego asistió a Mills College. En su propia experiencia, fue tomada por sorpresa cuando se encontró luchando académicamente por primera vez en su vida. Y como muchos de los desafíos que enfrentan los estudiantes de bajos ingresos de primera-generación, sus dificultades académicas no existían en un silo. De repente se encontró haciendo preguntas más desconcertantes como: “¿Me pasa algo? ¿Es la escuela o se supone que no debo estar aquí? ”. En ese momento, sentía que no podía compartir con nadie, incluida su familia. “Sentí que tenía que seguir actuando. Reconocer mi lucha con mi familia los haría estresarse y preocuparse, y no quería decepcionarlos “. Dulce finalmente encontró su equilibrio e incluso creó un programa de tutoría Sister Sister para estudiantes de preparatoria en Oakland. Después de una breve temporada en la política local, Dulce llegó a DCP con una visión apasionada para el Programa de Consejería para Alumnos Graduados de DCP y el tipo de cultura que quería crear.

El Equipo de Mentores: Racquel ‘12, Stephanie ‘17, Dulce Grant ‘11, Karla ‘14

Ahora en su cuarto año como consejera, Dulce está orgullosa de la cultura que existe. Ella encuentra que los graduados de DCP, especialmente los más recientes, se sienten cómodos buscando el apoyo de su familia en DCP. Y quizás una de las piezas más críticas de esta estrategia de desarrollo de cultura es su equipo de mentores. Compuestos por graduados de DCP que están en la universidad o graduados universitarios recientes, se centran en apoyar a los estudiantes en su primer y segundo año en la universidad. Esto puede incluir cualquier combinación de estar presente en su colegio/universidad, establecer citas individuales y estar disponible por teléfono / mensaje de texto. Y aunque la lista de verificación de los estudiantes es larga, especialmente en ese primer año, muchas veces, estos puntos de conexión tratan de darles a los estudiantes espacio para procesar las emociones que están sientiendo. Dulce comparte que existe una cierta confianza cuando la persona sentada frente a to ha caminado en sus zapatos de una manera tan familiar. Existe la experiencia compartida de DCP y la empatía de ser de primera generación. “Cuando hay confianza, los estudiantes están abiertos a compartir sus luchas. Las conversaciones se centran en temas que no puede obtener de una lista de verificación.”

El Equipo de Mentores ha comenzado a producir videos con temas importantes para alumnos universitarios de primera-generación: “Consejos Para Un Exitoso Primer Día de Colegio” y “Como Balancear Tus Responsabilidades de Adulto.”

Estas conversaciones a menudo se centran en la planificación financiera sostenible, el progreso y compatibilidad académica, la participación en el campus/comunidad y la vida social con familiares, amigos y parejas. Y quizás lo más crítico, lograr que los estudiantes construyan su plan de 4 años para ponerlos en una trayectoria para transferirse a la universidad y graduarse. “Nos estamos asegurando de que nuestros alumnos lleguen en su primer día de universidad tan preparados como puedan para lo que pueden esperar ese primer año. Un primer año sólido significa que los estudiantes pueden ingresar a los años 2, 3 y 4 mucho más seguros de sí y equipados,” agrega Dulce.  

Además de su trabajo directamente con alumnos, Dulce junto con el Equipo de Éxito Universitario de DCP están colaborando con la Dra. Rebecca Covarrubias, quien es profesora asistente y directora de laboratorio de Culture & Achievement Collaborative en UC Santa Cruz en un estudio de investigación longitudinal. El estudio está examinando la transición cultural a la universidad para estudiantes latinos de primera generación con el objetivo final de transformar la forma en que las instituciones postsecundarias entienden y sirven a esta creciente población estudiantil. Los primeros hallazgos del estudio muestran que muchos estudiantes minoritarios de primera generación y bajos ingresos provienen de culturas, familias y comunidades que valoran y prosperan/sobreviven con un valor compartido de interdependencia; mientras que los colegios y universidades exigen y recompensan la independencia y el logro individual. Hay quienes consideren que quizas el programa de de Consejería de Alumnos Graduados previene el desarrollo de la independencia. Sin embargo, nosotros entendemos que el apoyo comunitario es fundamental para el éxito de nuestros alumnos en la universidad. Tenemos el privilegio de tener a nuestros propios graduados sirviendo como líderes en este trabajo tan crítico.

El Programa de Consejería de Alumnos Graduados de DCP apoya a más de 500 graduados de edad universitaria que asisten a colegios/universidades de 2 y 4 años, así como a otros graduados que se han transferido en reversa o se han retirado y desean continuar su educación universitaria. En promedio, el 95% de los graduados de DCP se matriculan en la universidad directamente después de la secundaria. El 53% de los graduados de DCP se han graduado o están en camino de graduarse dentro de los 6 años en comparación con el 14% en todo el país para los estudiantes de bajos ingresos que obtienen un título de licenciatura. Desde 2004, DCP ha graduado a más de 1100 estudiantes.

 

Madres y Padres de DCP: Kesia Meneses

Kesia Meneses es una madre soltera de cinco; viviendo y sirviendo en el área de Silicon Valley. Ella tiene dos hijos quienes asisten a DCP El Camino Middle School. Ella comparte cómo DCP le ha ayudado a poner y a mantener a sus jóvenes académicos en el camino a la universidad.

Kesia at home with her three children, including two who attend DCP El Camino.

Kesia en casa con sus hijos, incluyendo dos que asisten a DCP El Camino.

“A mi hijo mayor nunca se le dijo que podía ir a la universidad. No completó la escuela secundaria y todavía está tratando de encontrar su camino como miembro contribuyente de la sociedad.” Kesia comparte, “mis otros hijos estarían en un nivel académico de tercer grado si fueran a una escuela tradicional, eso es lo que le pasó a mi primer hijo”. Con sus hijos más pequeños, ha encontrado esperanza en las escuelas charter. En DCP, “les ponen la idea de la universidad en sus cabezas y les hacen creer que pueden hacerlo”.

Ella dice que se siente tranquila al enviar a sus dos estudiantes a DCP y se da cuenta de que “te hacen sentir como un líder, muy bienvenido y como si fueras parte de su familia”. Su estudiante de séptimo grado estuvo en la lista de honor este año y está participando en un programa de enriquecimiento de verano con Hidden Villa; una asociación especial con DCP donde los estudiantes pasan dos semanas viviendo en la naturaleza y aprendiendo habilidades de liderazgo. El recibió una beca completa para participar.

Estar en una escuela charter ha sido una experiencia transformadora no solo para sus hijos sino también para ella. El año pasado fue elegida como Presidenta del Consejo Escolar (School Site Council – SSC) de DCP El Camino. El SSC brinda la oportunidad de desarrollar un liderazgo y comunicación compartidos con la administración y el personal de la escuela. Los miembros son votados en el SSC y hay una representación compartida de maestros, administradores y padres.

También encontrará con frecuencia a Kesia como voluntaria en iniciativas para ayudar a involucrar a otros padres. La primavera pasada, ella creó un comité de padres que representa a las cuatro escuelas de DCP que organiza a los padres para que estén informados de todo lo que impacta la educación de sus hijos.

Kesia with members of the newly founded DCP parent committee.

Kesia (centro) con miembros del recién fundado comité de padres de DCP.

El semestre pasado, Kesia también decidió modelar una mentalidad de crecimiento para sus hijos al completar, junto con otros 36 padres, la Academia de Padres de la escuela intermedia; una serie de talleres de preparación universitaria de 4 partes. Los talleres ayudaron a los padres a crear una mentalidad universitaria más sólida, les dieron herramientas para apoyar a los estudios académicos de sus estudiantes y entender los sistemas de calificaciones, así como la forma de planificar un aprendizaje exitoso en el verano y más allá; todo en camino a la universidad. “Mi hijo tiene que empezar a ser un líder en la escuela ahora porque las universidades quieren ver todo en un estudiante, no solo las buenas calificaciones”, Kesia reflexiona sobre los talleres a los que asistió este año. “Estoy más alerta y preparada para la preparatoria”.

Kesia receiving her “diploma” after completing the middle school Parent Academy.

Kesia (centro) recibió su “diploma” después de completar la Academia de Padres de la escuela intermedia.

Kesia sabe que sus estudiantes de secundaria están en buenas manos y ella también se ha comprometido a la misión que todos los niños tienen el potencial de ir a la universidad. “DCP es una escuela con académicos sólidos, los maestros tienen altas expectativas para nuestros hijos … le han dado tanto a mis hijos, les han dado el poder y la confianza para ser si mismos y también querer mejorar”.

Mercedes Carbajal, Gerente de Involucramiento de Familias de DCP, contribuyó ésta historia. “Nuestras familias de DCP están prosperando y preparándose para el éxito universitario; se están desarrollando en participantes activos en la educación de sus hijos “. DCP está comprometida a involucrar a los padres en todo su potencial para que juntos podamos apoyar mejor a nuestros estudiantes en su trayecto hacia la universidad.

Nuestros Graduados: Julia Alvarez trabaja en Adobe y abre paso para Latinas, minorías en STEM

Julia Alvarez, graduada de DCP en el 2012, recientemente comenzó a trabajar en Adobe como Desarrolladora de Cloud Services Software en el equipo de Digital Imaging — una de muy pocas Latinas en la compañía. Aunque Alvarez se crió aquí en el Silicon Valley, admite “no sabía apreciar lo que era vivir en el mundo de tecnología hasta que me fui”. Alvarez sostuvo una buena fundación de matemáticas y ciencias durante sus estudios en DCP y comenzó el Club de Biología AP porque tenía una pasión por el aprendizaje y constantemente buscaba formas de aprender fuera del salon de clases. Sin embargo, a pesar de encontrarse en los principios de lo que será una prometedora carrera en la ciencias de computación, Alvarez cuenta que su única experiencia con las computadoras era arreglar las computadoras quebradas de sus familiares.

Julia en DCP El Primero High School 2012 (izquierda), Julia con su mamá en su graduación de la universidad Brown en el 2017 (derecha)

Su primera verdadera introducción a la tecnología tomó lugar en la universidad Brown durante una conversación espontánea con otra compañera de clases.

“Iba cargando bolsas del mercado. Una compañera ofreció ayudarme, con la condición de que yo asistiera un curso de introducción a las ciencias de computación. Inmediatamente tomé un interés en el curso y me inscribí.”

Alvarez tomó el curso pero luchó bastante. El curso fue difícil porque nunca antes había estudiado la materia y comenzó a dudar su habilidad de ser exitosa en la materia. Al final, decidió dejar el curso.

Cuando ella regresó a la escuela después de su vacación de invierno, aún se sentía desanimada por su experiencia en el curso de computación pero fue invitada  a participar en un Hack-a-Thon en su escuela. Esta oportunidad animaba a personas con cualquier nivel tecnológico a participar. “Los participantes me recibieron calurosamente y me sentí apoyada. Esa experiencia me animó a volver a intentar otro curso de computación. Por primera vez, sentí que en verdad podía ser exitosa con la tecnología así que me inscribí en un curso más básico de computación en la universidad y después volví a tomar el curso que había dejado. ¡Esta vez logré pasarlo con altas marcas!”

Ese verano, Alvarez encontró un trabajo de verano aquí en Silicon Valley. En esa experiencia, creció su interés por la programación de computadoras y reconoció que una carrera en la tecnología podía tener un gran impacto financiero en su futuro.

Julia en su primer semestre en Brown en el 2012 (izquierda), el evento “Hack at Brown” en el 2014 (derecha)

Alvarez se graduó de la universidad Brown en el 2017, con una carrera en Cultura y Medios de Comunicación Modernos Independientes con un énfasis en Ciencia de Computación. Ella es la primera en su familia en graduarse de la universidad. Este verano, Alvarez desea enseñar ciencias de computación en Adobe a través del programa Girls Who Code.

“Mi sueño y aspiración es regresar y enseñar ciencias de computación a estudiantes, especialmente niñas. Quiero que tengan la certeza para aplicar para carreras en STEM. Mi carrera tiene muy poca representación de mujeres y de grupos minoritarios, y yo quiero ayudar a cambiar eso”.

Actualmente existe muy poca representación de los latinos en el área de STEM (por sus siglas en inglés. Significa Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas), siendo solo el 7% de la fuerza laboral. DCP está trabajando para aumentar el numero de estudiantes minoritarios y mujeres preparados para obtener títulos y carreras en el área de STEM. Para aprender más acerca de nuestro programa de STEM visite dcp.org/es/stem-es.

 

Nuestros Graduados: Armando Cervantes Encuentra Su Camino Hacia la Escuela de Medicina

Creciendo en una comunidad de bajos recursos en San José, Armando – de la clase del 2004 de DCP y primero en su familia en graduarse de la universidad – no sabía que era capaz de lograr algo más allá de una educación de preparatoria.

Su transformación de adolescente sin metas hasta estudiante medico de segundo año comenzó cuando su madre lo inscribió en DCP después de ver su empeoramiento académico.

“Nunca consideré la universidad hasta llegar a DCP. Es difícil imaginar un futuro al cual nunca has visto. Según yo, el simple hecho de graduarme de la preparatoria era un triunfo porque la mayoría de mis amigos en aquel entonces habían dejado la escuela. Cuando llegué a DCP, todos los días me decían que yo iba ir a la universidad. Después de un tiempo, uno empieza a creerlo también.”

Aquí Armando toma una foto junto con sus compañeros de la clase del 2004. Este fue el primer grupo de alumnos en graduarse de DCP.

Después de luchar con la vida académica y social en DCP, Armandó logró mejorar sus calificaciones y ser aceptado a San Jose State University.

Al graduarse de San Jose State University con una carrera en publicidad, aceptó un trabajo en una agencia prestigiosa en la ciudad de Long Beach. A pesar de su éxito, Armando no se sentía satisfecho. Regresó a San Jose en búsqueda de una carrera que lo entusiasmara y le diera la oportunidad de contribuir a la comunidad que lo crió.

Su interes en la medicina nació cuando su mejor amigo lo invitó a tomar un curso de EMT para técnicos en emergencias médicas. Al instante se enamoró de las complejidades del cuerpo humano y supo que quería una carrera en el área de cuidado médico, pero no sabía cual sería su lugar.

“Hay muchos trabajos dento del cuidado médico que me permitirían usar mi conocimiento del cuerpo humano y a la vez contribuír a la comunidad. No sabía todavía que quería ser médico, solo que esta era el área a la cual quería pertenecer.”

Armando junto con su familia en su Ceremonia de Capa Blanca en University of Iowa Carver Colegio de Medicina.

Armando decidió ir tras una carrera como Asociado Médico (Physician Assistant) y se inscribió en San Jose City College para cumplir los requisitos para aplicar a la escuela de Asociado Médico. Durante sus estudios, conoció a dos profesores cuyas historias de haber crecido en la pobreza, obstáculos personales, y motivación para luchar por sus estudios lo motivaron. “Sus historias de triunfo comenzaron a inspirar la historia mía.”

Un momento decisivo para el fue despues de platicar con una compañera de clase que siempre había soñado en ser pediatra pero estaba empezando a tener dudas. “Me molestó que ella pudiera considerar alguna otra carrera que no fuera como doctor. Me sentí decepcionado que aquí había una oportunidad para ser un ejemplo en la comunidad, alguién que trabajaría con nuestra gente, que representaría a los grupos minoritarios en el área de la medicina. Sentí como que hubiera perdido a mi propio doctor. Fue en ese momento que reconocí la importancia de ser un médico.”

Armando se graduará del Colegio de Medicina Carver en la Universidad de Iowa en el 2020, dieciséis años después de haberse inscrito en DCP.

Terminará varios años de internado médico antes de regresar al área de la Bahia donde será el primer médico de su comunidad.

 

Mire esté video donde Armando captó “un segundo por día” de su primer año en el Colegio de Medicina.

Nuestros Graduados: La inspiración de Sandra ha sido abogar por los inmigrantes de primera-generación

Esta historia es parte de la serie Nuestros Graduados en la que compartimos las metas increíbles que están logrando los alumnos que se han graduado de DCP.

Como inmigrante de primera-generación, la jornada de Sandra que comenzó en los campos de Gilroy junto a su familia hasta llegar a la universidad de UC Berkeley no fue facíl. Sin embargo, lograr esta meta es el cumplimiento de un sueño que ella tuvo toda su vida.

Sandra vino de Mexico a los Estados Unidos a la edad de siete años. Sus padres siempre enfatizaron el valor de la educación y la importancia de ser un buen ejemplo, en particular para su hermana menor. Sus padres trabajaban en los campos de Gilroy cosechando cerezas y albaricoques. Sandra trabajó junto con ellos todos los veranos hasta su ultimo año en la Universidad. Sandra recuerda que sus padres siempre le decían que ella iba a necesitar una educación si quería una vida mejor y si quería usar su voz para ayudar a otros.

 

Las ganas y determinación de Sandra la llevaron hasta UC Berkeley donde se graduó en el 2014, cumpliendo uno de los sueños de ella y su familia.

 

“La discriminación que recibí por ser inmigrante e indocumentada hasta la edad de 15… viendo la discriminación basada en no tener un simple documento es deshumanizante”, dice ella. “Son derechos humanos, que la gente no tenga acceso a cosas basicas. Haber crecido como inmigrante en este país me motiva a luchar por mi carrera.”

Desde su graduación de UC Berkeley en el 2014, Sandra ha usado su experiencia y habilidades para contribuír hacia las comunidades quienes ayudaron a formar la persona que ella es hoy. Despues de graduarse, trabajó en DCP donde ayudaba a informar y educar a los padres acerca del proceso universitario y los recursos disponibles para ellos. Tambien trabajó con la organización SIREN donde viajaba por varios condados informando a los inmigrantes acerca de sus derechos; hasta ayudó a fundar un programa para jovenes inmigrantes.

 

Las experiencias Sandra y su familia la inspiran a seguir una carrera como abogada de inmigración. Aquí habla acerca de los derechos para inmigrantes despues de la elección de Donald Trump.

 

Estas experiencias profesionales han preparado a Sandra para su próxima meta professional: ser abogada de inmigración. Siempre le ha interesado la ley y siente que es la mejor forma en la que puede seguir abogando por personas atraves del sistema de la corte.

Mientras se prepara para aplicar para la escuela de leyes, está de regreso en casa, trabajando para la Ciudad de Gilroy. Ella es responsable por operar un centro comunitario en la parte de la ciudad donde creció.

“Cada trabajo que he tenido desde graduarme de la universidad ha sido enfocando en contribuir a la comunidad, en ayudar a las personas a descubrir el poder que tienen, y en abogar por justicia, especialmente para inmigrantes de primera-generación. Trabajar en Gilroy me recuerda cual es la gran meta de mi vida. Y ojala tambien sirva de inspiración para otros en mi comunidad que quieran lograr lo mismo.”

 

Hoy Sandra considera que el personal de DCP le han ofrecido un apoyo muy importante en su vida. Su hermana ha seguido en sus pasos y ahora asiste DCP El Primero High School.

Nuestros Graduado: La jornada de Mauricio Rivera al espacio

Esta historia es parte de la serie Nuestros Graduados en la que compartimos las metas increíbles que están logrando los alumnos que se han graduado de DCP.

En DCP, siempre motivamos a los estudiantes a que aprendan a soñar y a alcanzar las estrellas. Para Mauricio Rivera—un graduado de la Clase del 2011 de DCP y un graduado universitario de primera-generación quien se encuentra trabajando en Boreal Space—ese sueño es ahora una realidad.

Mauricio se interesó en la ingeniería de computación durante su último año en DCP cuando formó parte del Club de Robótica, el cual fue dirigido por dos voluntarios de nuestra organización. Ser parte de este club le inspiró tanta curiosidad intelectual que decidió perseguir una carrera en esta disciplina después de graduarse en el 2011.

Mauricio recibió la beca de DCP que le ayudó a pagar por la universidad. Ahora el está inspirado a ayudar a la comunidad que tanto lo apoyó.

“DCP me ha dado tanto. No hubiera podido graduarme de la universidad si no fuera por ese apoyo. Es por eso que en un futuro no muy lejano, me gustaría contribuír hacia la beca de DCP para ayudar a los alumnos a enfocarse en su educación sin tener que preocuparse por el costo.” 

Mauricio el día de su graduación de San Jose State University en el 2017.

Aunque su carrera fue bastante difícil, Mauricio perseveró y en el 2017, logró graduarse de San Jose State University con su licensiatura en ingeniería de computación.

“Graduarme de la universidad es una meta que tuve para mi mismo desde que estaba en la secundaria. Me enfoqué en ese logro y lo que significaría para mi familia, en particular para mi hermano menor y mis primos. Yo pienso que alumnos de primera-generación tiene el privilegio de ser quienes cambian el destino de futuras generaciones en su familia. Mi familia está muy orgullosa de mi porque mis padres vinieron a este país sin nada, y ahora ven el resultado de todo su esmero.” 

Ahora con su diploma universitaria, Mauricio está trabajando como ingeniero en Boreal Space donde sus responsabilidades incluyen trabajar con el equipo de programación. Lo que más le gusta es la oportunidad de poder aprender de veteranos aquí en el Valle Silicon.

Mauricio (izquierda) y miembros de su equipo en Boral Space junto con Raymix, un músico de Mexico a quien le interesa el espacio y es uno de sus patrocinadores.

“[En Boreal Space] tengo la oportunidad de asistir juntas con investores y clientes que tienen doble mi edad y mucha más experiencia que yo. Es muy divertido ser parte de un proyecto que pronto irá al espacio.”

A fines de año, Mauricio y su equipo están ocupados preparandose para su próximo lanzamiento de su satélite al espacio. DCP tambien es un patrocinador, un lanzamiento al sub-órbito de una mini satelite (CubeSat) que también está conduciendo experimentos para Stanford, Singapore, y Japón. Aprenda más acerca de esta misión al espacio en el blog de Boreal Space aquí.

Una imágen de la mini-satelite CubeSat.