Nuestros Graduados: Julia Alvarez trabaja en Adobe y abre paso para Latinas, minorías en STEM

Julia Alvarez, graduada de DCP en el 2012, recientemente comenzó a trabajar en Adobe como Desarrolladora de Cloud Services Software en el equipo de Digital Imaging — una de muy pocas Latinas en la compañía. Aunque Alvarez se crió aquí en el Silicon Valley, admite “no sabía apreciar lo que era vivir en el mundo de tecnología hasta que me fui”. Alvarez sostuvo una buena fundación de matemáticas y ciencias durante sus estudios en DCP y comenzó el Club de Biología AP porque tenía una pasión por el aprendizaje y constantemente buscaba formas de aprender fuera del salon de clases. Sin embargo, a pesar de encontrarse en los principios de lo que será una prometedora carrera en la ciencias de computación, Alvarez cuenta que su única experiencia con las computadoras era arreglar las computadoras quebradas de sus familiares.

Julia en DCP El Primero High School 2012 (izquierda), Julia con su mamá en su graduación de la universidad Brown en el 2017 (derecha)

Su primera verdadera introducción a la tecnología tomó lugar en la universidad Brown durante una conversación espontánea con otra compañera de clases.

“Iba cargando bolsas del mercado. Una compañera ofreció ayudarme, con la condición de que yo asistiera un curso de introducción a las ciencias de computación. Inmediatamente tomé un interés en el curso y me inscribí.”

Alvarez tomó el curso pero luchó bastante. El curso fue difícil porque nunca antes había estudiado la materia y comenzó a dudar su habilidad de ser exitosa en la materia. Al final, decidió dejar el curso.

Cuando ella regresó a la escuela después de su vacación de invierno, aún se sentía desanimada por su experiencia en el curso de computación pero fue invitada  a participar en un Hack-a-Thon en su escuela. Esta oportunidad animaba a personas con cualquier nivel tecnológico a participar. “Los participantes me recibieron calurosamente y me sentí apoyada. Esa experiencia me animó a volver a intentar otro curso de computación. Por primera vez, sentí que en verdad podía ser exitosa con la tecnología así que me inscribí en un curso más básico de computación en la universidad y después volví a tomar el curso que había dejado. ¡Esta vez logré pasarlo con altas marcas!”

Ese verano, Alvarez encontró un trabajo de verano aquí en Silicon Valley. En esa experiencia, creció su interés por la programación de computadoras y reconoció que una carrera en la tecnología podía tener un gran impacto financiero en su futuro.

Julia en su primer semestre en Brown en el 2012 (izquierda), el evento “Hack at Brown” en el 2014 (derecha)

Alvarez se graduó de la universidad Brown en el 2017, con una carrera en Cultura y Medios de Comunicación Modernos Independientes con un énfasis en Ciencia de Computación. Ella es la primera en su familia en graduarse de la universidad. Este verano, Alvarez desea enseñar ciencias de computación en Adobe a través del programa Girls Who Code.

“Mi sueño y aspiración es regresar y enseñar ciencias de computación a estudiantes, especialmente niñas. Quiero que tengan la certeza para aplicar para carreras en STEM. Mi carrera tiene muy poca representación de mujeres y de grupos minoritarios, y yo quiero ayudar a cambiar eso”.

Actualmente existe muy poca representación de los latinos en el área de STEM (por sus siglas en inglés. Significa Ciencias, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas), siendo solo el 7% de la fuerza laboral. DCP está trabajando para aumentar el numero de estudiantes minoritarios y mujeres preparados para obtener títulos y carreras en el área de STEM. Para aprender más acerca de nuestro programa de STEM visite dcp.org/es/stem-es.

 

Nuestros Graduados: Armando Cervantes Encuentra Su Camino Hacia la Escuela de Medicina

Creciendo en una comunidad de bajos recursos en San José, Armando – de la clase del 2004 de DCP y primero en su familia en graduarse de la universidad – no sabía que era capaz de lograr algo más allá de una educación de preparatoria.

Su transformación de adolescente sin metas hasta estudiante medico de segundo año comenzó cuando su madre lo inscribió en DCP después de ver su empeoramiento académico.

“Nunca consideré la universidad hasta llegar a DCP. Es difícil imaginar un futuro al cual nunca has visto. Según yo, el simple hecho de graduarme de la preparatoria era un triunfo porque la mayoría de mis amigos en aquel entonces habían dejado la escuela. Cuando llegué a DCP, todos los días me decían que yo iba ir a la universidad. Después de un tiempo, uno empieza a creerlo también.”

Aquí Armando toma una foto junto con sus compañeros de la clase del 2004. Este fue el primer grupo de alumnos en graduarse de DCP.

Después de luchar con la vida académica y social en DCP, Armandó logró mejorar sus calificaciones y ser aceptado a San Jose State University.

Al graduarse de San Jose State University con una carrera en publicidad, aceptó un trabajo en una agencia prestigiosa en la ciudad de Long Beach. A pesar de su éxito, Armando no se sentía satisfecho. Regresó a San Jose en búsqueda de una carrera que lo entusiasmara y le diera la oportunidad de contribuir a la comunidad que lo crió.

Su interes en la medicina nació cuando su mejor amigo lo invitó a tomar un curso de EMT para técnicos en emergencias médicas. Al instante se enamoró de las complejidades del cuerpo humano y supo que quería una carrera en el área de cuidado médico, pero no sabía cual sería su lugar.

“Hay muchos trabajos dento del cuidado médico que me permitirían usar mi conocimiento del cuerpo humano y a la vez contribuír a la comunidad. No sabía todavía que quería ser médico, solo que esta era el área a la cual quería pertenecer.”

Armando junto con su familia en su Ceremonia de Capa Blanca en University of Iowa Carver Colegio de Medicina.

Armando decidió ir tras una carrera como Asociado Médico (Physician Assistant) y se inscribió en San Jose City College para cumplir los requisitos para aplicar a la escuela de Asociado Médico. Durante sus estudios, conoció a dos profesores cuyas historias de haber crecido en la pobreza, obstáculos personales, y motivación para luchar por sus estudios lo motivaron. “Sus historias de triunfo comenzaron a inspirar la historia mía.”

Un momento decisivo para el fue despues de platicar con una compañera de clase que siempre había soñado en ser pediatra pero estaba empezando a tener dudas. “Me molestó que ella pudiera considerar alguna otra carrera que no fuera como doctor. Me sentí decepcionado que aquí había una oportunidad para ser un ejemplo en la comunidad, alguién que trabajaría con nuestra gente, que representaría a los grupos minoritarios en el área de la medicina. Sentí como que hubiera perdido a mi propio doctor. Fue en ese momento que reconocí la importancia de ser un médico.”

Armando se graduará del Colegio de Medicina Carver en la Universidad de Iowa en el 2020, dieciséis años después de haberse inscrito en DCP.

Terminará varios años de internado médico antes de regresar al área de la Bahia donde será el primer médico de su comunidad.

 

Mire esté video donde Armando captó “un segundo por día” de su primer año en el Colegio de Medicina.

Nuestros Graduados: La inspiración de Sandra ha sido abogar por los inmigrantes de primera-generación

Esta historia es parte de la serie Nuestros Graduados en la que compartimos las metas increíbles que están logrando los alumnos que se han graduado de DCP.

Como inmigrante de primera-generación, la jornada de Sandra que comenzó en los campos de Gilroy junto a su familia hasta llegar a la universidad de UC Berkeley no fue facíl. Sin embargo, lograr esta meta es el cumplimiento de un sueño que ella tuvo toda su vida.

Sandra vino de Mexico a los Estados Unidos a la edad de siete años. Sus padres siempre enfatizaron el valor de la educación y la importancia de ser un buen ejemplo, en particular para su hermana menor. Sus padres trabajaban en los campos de Gilroy cosechando cerezas y albaricoques. Sandra trabajó junto con ellos todos los veranos hasta su ultimo año en la Universidad. Sandra recuerda que sus padres siempre le decían que ella iba a necesitar una educación si quería una vida mejor y si quería usar su voz para ayudar a otros.

 

Las ganas y determinación de Sandra la llevaron hasta UC Berkeley donde se graduó en el 2014, cumpliendo uno de los sueños de ella y su familia.

 

“La discriminación que recibí por ser inmigrante e indocumentada hasta la edad de 15… viendo la discriminación basada en no tener un simple documento es deshumanizante”, dice ella. “Son derechos humanos, que la gente no tenga acceso a cosas basicas. Haber crecido como inmigrante en este país me motiva a luchar por mi carrera.”

Desde su graduación de UC Berkeley en el 2014, Sandra ha usado su experiencia y habilidades para contribuír hacia las comunidades quienes ayudaron a formar la persona que ella es hoy. Despues de graduarse, trabajó en DCP donde ayudaba a informar y educar a los padres acerca del proceso universitario y los recursos disponibles para ellos. Tambien trabajó con la organización SIREN donde viajaba por varios condados informando a los inmigrantes acerca de sus derechos; hasta ayudó a fundar un programa para jovenes inmigrantes.

 

Las experiencias Sandra y su familia la inspiran a seguir una carrera como abogada de inmigración. Aquí habla acerca de los derechos para inmigrantes despues de la elección de Donald Trump.

 

Estas experiencias profesionales han preparado a Sandra para su próxima meta professional: ser abogada de inmigración. Siempre le ha interesado la ley y siente que es la mejor forma en la que puede seguir abogando por personas atraves del sistema de la corte.

Mientras se prepara para aplicar para la escuela de leyes, está de regreso en casa, trabajando para la Ciudad de Gilroy. Ella es responsable por operar un centro comunitario en la parte de la ciudad donde creció.

“Cada trabajo que he tenido desde graduarme de la universidad ha sido enfocando en contribuir a la comunidad, en ayudar a las personas a descubrir el poder que tienen, y en abogar por justicia, especialmente para inmigrantes de primera-generación. Trabajar en Gilroy me recuerda cual es la gran meta de mi vida. Y ojala tambien sirva de inspiración para otros en mi comunidad que quieran lograr lo mismo.”

 

Hoy Sandra considera que el personal de DCP le han ofrecido un apoyo muy importante en su vida. Su hermana ha seguido en sus pasos y ahora asiste DCP El Primero High School.

Nuestros Graduado: La jornada de Mauricio Rivera al espacio

Esta historia es parte de la serie Nuestros Graduados en la que compartimos las metas increíbles que están logrando los alumnos que se han graduado de DCP.

En DCP, siempre motivamos a los estudiantes a que aprendan a soñar y a alcanzar las estrellas. Para Mauricio Rivera—un graduado de la Clase del 2011 de DCP y un graduado universitario de primera-generación quien se encuentra trabajando en Boreal Space—ese sueño es ahora una realidad.

Mauricio se interesó en la ingeniería de computación durante su último año en DCP cuando formó parte del Club de Robótica, el cual fue dirigido por dos voluntarios de nuestra organización. Ser parte de este club le inspiró tanta curiosidad intelectual que decidió perseguir una carrera en esta disciplina después de graduarse en el 2011.

Mauricio recibió la beca de DCP que le ayudó a pagar por la universidad. Ahora el está inspirado a ayudar a la comunidad que tanto lo apoyó.

“DCP me ha dado tanto. No hubiera podido graduarme de la universidad si no fuera por ese apoyo. Es por eso que en un futuro no muy lejano, me gustaría contribuír hacia la beca de DCP para ayudar a los alumnos a enfocarse en su educación sin tener que preocuparse por el costo.” 

Mauricio el día de su graduación de San Jose State University en el 2017.

Aunque su carrera fue bastante difícil, Mauricio perseveró y en el 2017, logró graduarse de San Jose State University con su licensiatura en ingeniería de computación.

“Graduarme de la universidad es una meta que tuve para mi mismo desde que estaba en la secundaria. Me enfoqué en ese logro y lo que significaría para mi familia, en particular para mi hermano menor y mis primos. Yo pienso que alumnos de primera-generación tiene el privilegio de ser quienes cambian el destino de futuras generaciones en su familia. Mi familia está muy orgullosa de mi porque mis padres vinieron a este país sin nada, y ahora ven el resultado de todo su esmero.” 

Ahora con su diploma universitaria, Mauricio está trabajando como ingeniero en Boreal Space donde sus responsabilidades incluyen trabajar con el equipo de programación. Lo que más le gusta es la oportunidad de poder aprender de veteranos aquí en el Valle Silicon.

Mauricio (izquierda) y miembros de su equipo en Boral Space junto con Raymix, un músico de Mexico a quien le interesa el espacio y es uno de sus patrocinadores.

“[En Boreal Space] tengo la oportunidad de asistir juntas con investores y clientes que tienen doble mi edad y mucha más experiencia que yo. Es muy divertido ser parte de un proyecto que pronto irá al espacio.”

A fines de año, Mauricio y su equipo están ocupados preparandose para su próximo lanzamiento de su satélite al espacio. DCP tambien es un patrocinador, un lanzamiento al sub-órbito de una mini satelite (CubeSat) que también está conduciendo experimentos para Stanford, Singapore, y Japón. Aprenda más acerca de esta misión al espacio en el blog de Boreal Space aquí.

Una imágen de la mini-satelite CubeSat.